fbpx

Reseña: Iggy Pop – “EVERY LOSER”

Photo of author

By Aureliano

Con 19 álbumes de estudio en su carrera, Iggy Pop pasó de ser el joven decadente e incendiario al sabio que puede comentar música de forma erudita en la BBC, dar clases magistrales y, por qué no, regresar al estudio cuando la chispa de la creatividad así lo pida. Su nuevo álbum EVERY LOSER nos trae de regreso al músico es su versión más salvaje y no hay mejor noticia. ¿Qué tan bueno es el disco? Aquí está nuestra reseña.

Algunas noticias de Iggy Pop

Desde sus colaboraciones con David Bowie en los 70, Iggy Pop desarrolló un interés por vincularse con otros artistas para trabajar en sus proyectos como solista. Contemporáneos o no, estos músicos de sesión no son sino estrellas en sus propias bandas; en Brick by Brick (1990) trabajó con miembros de Guns N’ Roses y The-B52’s; en Skull Ring (2003) con Green Day y Sum 41; en el fenomenal Post Pop Depression (2016) con Queens of the Stone Age y Arctic Monkeys.

Curiosamente, después de publicar Post Pop Depression, el cual le dio hits que no veía desde Lust for Life (1977) Iggy Pop declaraba que tal vez era el momento de tomar un merecido descanso, ¿retirarse quizá? Por fortuna, eso no sucedió y poco antes de la pandemia Pop volvió con un álbum meditativo: Free (2019).

Iggy Pop every loser
Iggy Pop. Foto: Vincent Guignet

Así llegamos a su nuevo álbum, en donde la vieja fórmula de reunir talento que gire alrededor de Iggy está de regreso con una serie de nombres que han puesto al Rock en lo alto desde sus respectivas trincheras. Duff McKagan de Guns N’ Roses, Chad Smith de Red Hot Chili Peppers, Travis Baker de Blink 182, Stone Gossard de Pearl Jam, Dave Navarro y Eric Avery de Jane’s Addiction, incluso participa Josh Klinghoffer, ex-Red Hot Chili Pepper.

“Todos los que trabajaron en EVERY LOSER eran de mi estilo en general, un estilo simplificado y desnudo. No intentas hacer una canción de Burt Bacharach. No intentas hacer un tema de Demi Lovato, ¿sabes? Aunque esté bien. Es sencillez, y la sencillez nunca pasa de moda”, confiesa Pop en NME.

EVERY LOSER, cuyo lanzamiento sucedió el pasado 6 de enero de 2023, contó con la producción de Andrew Watt, quien viene de colaborar con rockeros experimentados como Ozzy Osbourne y Eddie Vedder. Andrew, además, invitó al abuelo del Punk a integrarse a las filas de su propia disquera: Gold Tooth Records, quienes lanzaron el LP de manera conjunta con Atlantic Records.

Su portada, a cargo de Raymond Pettibon nos dibuja lo que parece ser una vía de tren. La imagen, pintada con tinta, descansa en medio del álbum, rodeada por algunos brochazos que forman un cuadro a su alrededor. Arriba se aprecian los nombres del disco y del autor.

¿Será que la combinación de talentos rockeros era lo que Iggy Pop necesitaba para volver a descontrolarse? Vamos a descubrirlo.

EVERY LOSER: La reseña

El nuevo disco de Iggy Pop es versátil dentro del terreno rockero. A diferencia de su predecesor, el jazzero y poético Free , aquí el músico regresa a la frontalidad de los riffs estridentes, la batería frenética y las venenosas líneas de bajo. Las 11 canciones de EVERY LOSER saltan del Rock n’ Roll al Rock Alternativo, del Folk Rock al New Wave y del Pop Punk al Post-Punk.

Con Andrew Watt en la producción no debería sorprendernos que el disco esté mucho más cargado al Pop, con canciones accesibles, de fórmula sencilla y ganchos ganadores. Prueba de lo anterior es el tema que abre el álbum: “Frenzy”, cuyo riff inicial tiene un poderío metalero inconfundible.

Áspero e Iggy Pop han ido juntos desde la época de The Stooges. El ruido, el descontrol, y esa energía inconfundible se hacen presentes en “Frenzy”, que nos muestra que los 75 años son la mejor edad para rockear. Se trata de la canción más aguerrida del músico en varios años y una en donde no se guarda nada: “So give me a try before I fucking die / My mind is on fire, when I oughta retire?” (“Así que dame una oportunidad antes de que me muera / Mi mente está en llamas, ¿cuándo debería retirarme?”).

“Strung Out Johnny” es una decadente combinación de Rock Alternativo con filtros ochenteros. Alrededor de la grave voz de Iggy, que hace un retrato de un drogadicto desprovisto de esperanza, pasan los acordes de un sintetizador neón; la llegada de la guitarra después del primer coro añade un aire dosmilero que seguro te recordará a los Red Hot Chili Peppers.

Tras dos pistas bastante sólidas, “New Atlantis” cuenta con algunos de los mejores y más débiles momentos del álbum. Dándole un giro al mito de la ciudad que se hunde, aquí la Nueva Atlantis no es el centro del conocimiento humano sino el de la degeneración. Nos enteramos de lo anterior gracias a las narraciones de Iggy Pop, las cuales se conectan a través de los coros.

Artificiales y con unas armonías vocales genéricas, son justo los coros los que traen abajo esta pista. Por suerte tanto su valor lírico, como el solo que, cerca de la mitad del minuto dos, logra envolver al escucha con su melancolía, logran rescatarla del olvido.

La segunda canción más intensa del álbum, y una que también nos invita a ponernos locos es “Modern Day Ripoff”. Es el ejemplo perfecto de una buena canción de Rock, lo tiene todo: un riff principal fácil de seguir y cuya repetición termina emocionando, una línea de bajo que serpentea detrás, batería y piano igualmente aporreados. “Es la típica canción de quejica blanco de mediana edad, pero en tono irónico”, cuenta Pop en Apple Music.

Después, el álbum se torna blanco y negro, o sepia si te apetece. Al ritmo de una balada, “Morning Show” aprovecha la voz barítona del cantante para traernos un lamento de sensibilidad Country (con todo y slider guitars). Y como buen vaquero en sus años tardíos, el cantante se muestra transparente en el reconocimiento de sus derrotas y flaquezas.

Lo que sucede después fue idea de Andy Warhol. En la época de The Stooges, Iggy y Andy vivían muy cerca y en algún momento el artista le sugirió tomar un periódico y leerlo mientras la banda hacia lo suyo. Bueno, pues, Pop ignoró esa idea hasta ahora y eso es lo que lee en “The News For Andy”, el primero de dos interludios.

Que Travis Baker de Blink-182 (banda que volverá en 2023 y de la cual te recomendamos algunas canciones aquí) este dándole con todo a la batería de “Neo Punk” tiene todo el sentido. Desde el ritmo hasta la actitud, este tema funciona como un pastiche sonoro de aquel Punk eternamente estudiantil de los 90 y principios del 2000. Por supuesto que Iggy Pop se iba a salir con la suya, y en su letra se dedica a ridiculizar a personajes del tipo de Machine Gun Kelly cuya visión de lo rebelde es muy distinta al movimiento original.

Con “All The Way Down” Iggy y los chicos se acercan a ese estilo explosivo de Rock con tintes blueseros que The Rolling Stones han interpretado en incontables ocasiones. Aunque no falla ni en actitud ni en intensidad, se siente un poco como “de manual”, buen Rock sin nada que demostrarle a nadie.

EVERY LOSER comienza a despedirse con “Comments”, la cual cuenta con una de últimas participaciones de Taylor Hawkins en la batería antes de su deceso. Con un ritmo alegre y una genial interpretación del bajo de parte de Eric Avery, ésta es una pista de comentario social que pone el dedo en la llaga de las redes digitales, y su repercusión en la vida de sus usuarios. De su letra sale el título del álbum:

Looking at those comments all night

Wonder if the comments are right

Wonder why I feel so cold

I’ll never make a comment

Every loser needs a bit of joy

(“Leyendo esos comentarios toda la noche / Me pregunto si los comentarios son correctos / Me pregunto por qué siento tanto frío / Nunca haré un comentario / Todo perdedor necesita un poco de alegría”)

El segundo y final interludio, “My Animus”, vuelve a aprovechar la aguardientosa voz de Iggy Pop. A diferencia del primero cuya atmósfera es de cantina de mala muerte, éste es más oscuro, artificial, y de atmósfera acechante.

Con “The Regency” tenemos por última vez en el disco a ese rebelde sabio en el que se convirtió Iggy Pop. “I battled with the regency / I fought them to a draw / Now I’m gonna tell you / Everything I saw” (“Luché con la regencia / Luché contra ellos hasta empatar / Ahora voy a contarte / Todo lo que vi”), canta al comienzo.

Junto con “All The Way Down”, este tema de Rock Alternativo es uno de los momentos del disco en donde sabes que los músicos involucrados lo están pasando bien por la actitud que expresan, pero también dejan claro que no tienen mayor interés en llevar sus habilidades musicales a otro nivel.

Iggy Pop sabe pasarlo bien en el estudio y siempre tiene un ojo atinado para saber con quiénes colaborar. Sus acompañantes en esta ocasión, viejos lobos de mar en la escena alternativa, lo empujan lo necesario para devolvernos al cantante que en tiempos mejores rodaba sin playera sobre vidrios, esquivaba proyectiles de sus antagonistas y se aventaba al público en un arranque de emoción. Eso sólo puede ser una buena noticia.

EVERY LOSER es uno de esos discos post-pico creativo con algunas canciones geniales, pero que terminarán sumándose a una discografía ya de por sí amplia sin ser protagonista. El álbum es bueno, de eso no hay duda, y cada una de sus pistas luce una cara diferente del Rock con una actitud potente, cruda y sincera. La mezcla perfecta para saber que Iggy está de regreso.

columna-musical-79

2023 empezó con un artista clásico y estamos contentos de que este disco haya sido nuestra primera reseña del año. Si quieres escuchar a otro músico legendario que estuvo de regreso recientemente, no te pierdas nuestra crítica del último disco de Ozzy Osbourne: Patient Number 9.