fbpx

Reseña: M83 – Fantasy

Photo of author

By Alejandro Ávila

Me resulta fascinante la manera de inventar narrativas y mundos a través de distintas artes; ya sea en películas, libros, series y en poemas se han podido crear increíbles historias que nos adentran a mundos fantásticos. En el apartado musical, ha sido increíble la manera en que muchos artistas han moldeado e inventado universos fascinantes en dónde nos hemos adentrado a ellos, principalmente mediante la escritura lirica que, a través de las canciones van dando forma a un concepto del cual se parte.

Lo fascinante con M83 es que, más allá de construir historias mediante sus letras, se han permitido crear universos a través de sonidos electrónicos, influenciados mucho por la electrónica de la década de los setenta y ochenta.

El proyecto francés liderado por Anthony González a través de nueve álbumes de estudio ha creado mundos que nos trasladan a tierras lejanas, a épocas que quizás no hemos vivido o incluso, nos sitúa en algún momento de nuestra vida, esto mediante sintetizadores que evocan un sentimiento en nosotros. Fantasy (Virgin Records), el noveno disco de M83 hace justo eso: nos transporta a un mundo de ensueño.  

En esta ocasión te diré que tal esta lo nuevo del proyecto francés.

m83

Foto: Anouck Bertin

M83 y sus mundos de fantasía

M83 es un proyecto francés fundado en Antibes en el año 2001, liderado por el productor Anthony González, acompañado de Nicolás Fromageau, entre otros músicos. Desde sus inicios, el grupo ha mostrado un sonido que abarca desde rock alternativo hasta música electrónica teniendo como base la música de los años 80. Con discos bastante regulares como su debut homónimo M83 y Dead Cities, Red Seas & Lost Ghost la banda cimentó un estilo atmosférico a base de capas sonoras electrónicas creadas por sintetizadores que generaban adicción por lo bien que sonaban.

La agrupación siguió generando álbumes de estudio, pero, no fue hasta 2008 cuando la banda entregó lo que sería su primer gran álbum; Saturdays=youth mostró madurez en el sonido de la banda. Con canciones como “Up!”, “Kim & Jessie”, la banda daba un paso adelante en su discografía, dando canciones con ganchos más fuertes y adictivas. la fascinante “We own the sky” con un clímax fenomenal mostró que M83 tenía aún cosas por enseñar, y vaya que sí.

Hurry up, We´re Dreamming se lanzó el 18 de octubre de 2011, el álbum más consistente del grupo contiene de las mejores canciones del proyecto francés. La nostálgica y dramática “Wait” que ha sido utilizada en varias películas y series, o la adictiva y fascinante “Midnight City”, que catapultó al proyecto a un público masivo. Aunque M8 alcanzó su máximo pico de popularidad aquí, continuó experimentando y adentrándose más en sus sonidos electrónicos retrofuturistas.

Haciendo el soundtrack oficial para la película de ciencia ficción Oblivion, creando un entusiasta y muy interesante álbum como lo fue Junk, o un LP con influencia a soundtracks de videojuegos como DSVII, M83 no ha entregado un álbum consistente y que contenga al menos una canción emblemática. O que retome, al menos, la estructura clásica de un grupo tradicional.

El proyecto francés en los últimos años ha dado música que, si bien no es mala, si requiere de una gran atención para apreciar las capas sonoras que dan vida a bellos pasajes sonoros, pero en su mayoría olvidables

Es así que, M83 ha decidido lanzar el pasado 17 de marzo de 2023 su noveno álbum de estudio teniendo como título Fantasy. Anthony González ha comentado en entrevistas promocionales que la idea para el álbum era entregar canciones que al tocarlas en vivo fueran enérgicas, potentes y disfrutables. El resultado de ello nos da un álbum de 13 canciones que en conjunto dan una producción de una hora seis minutos de duración.

Fantasy, la fantasía retrofuturista de M83. Reseña.

Un alienígena con muchos ojos en su cabeza figura en la portada de esta producción; un personaje que crea intriga por escuchar este álbum, como si fuera sacado de alguna serie o película de los 80 o 90. En esencia, este álbum pareciera que pertenece al soundtrack de una película de alienígenas o de alguna aventura de sci-fi. Todo gracias a un sonido cinematográfico que logra envolvernos en sonidos emocionantes.

La nostalgia siempre ha sido el principal combustible que alimenta los mundos y las narrativas que M83 ha creado en sus álbumes; nostalgia por sus gustos y vivencias, véase la inspiración provocada por Mellon Collie and the Infinite Sadness de Smashing Pumpkins, que inspiró la creación de Hurry Up, We’re Dreaming, o la nostalgia por los videojuegos de su infancia que sirvieron como inspiración para los sonidos de DSVII.

En Fantasy, Anthony González decidió alimentar estos mundos fantasiosos con la nostalgia de sus años veinte, esa cruda realidad que apaga las esperanzas a inicios de una muy temprana edad adulta. Por ello que, González ha decidido refugiarse en un monstruo de varios ojos, ocultarse bajo una luz verde en un cuarto y hundirse en su fantasía.

Fantasy no es fácil de escuchar, y eso no es malo; requiere mucha atención pues, es una producción que se nutre de diversas capas sonoras con muchos efectos que se esconden y que no son fáciles de detectar en una sola escucha. Es importante tener en cuenta que, M83 no busca repetir aquel hit que fue “Midnight City” es por ello que no busques una canción con un sonido  icónico en esta producción.

El álbum es una producción densa, muy largo y que es difícil de escuchar de corrido puesto que la mayoría de las canciones carecen de un gancho fácil. Los tracks incluidos para este álbum suenan muy bien en el sentido de que tienen mucha energía, pero, la mayoría carecen de atrapar fácilmente al escucha, no hay un beat o un acorde de guitarra pegadizo que se quede impregnado en tu cabeza a la primera .

Fantasy hace que M83 vuelva a entregar un álbum más centrado en ideas y ejecución pues, el resultado en general es un disco envolvente, atmosférico y cinematográfico que mediante varias tonalidades sonoras, te adentra a un mundo onírico habitado por diversos pasajes sonoros. Es ahí donde el disco triunfa pues, es un álbum al cual tendrás que visitar una y otra vez para explorar cada secreto que González ha depositado en este mundo de fantasía.

“Water Deep” abre el disco con una guitarra acústica que teje el inicio mediante acordes a ritmo lento, a los cuales, durante el transcurso de la canción, se le suman capas sonoras que van creando una atmósfera de apertura. Este tema te transporta a la creación de un universo, como si estuvieras presenciando el génesis de un mundo que se está creando. Los sonidos poco a poco van subiendo de tono hasta llegar al final.

En “Oceans Niagara” inicia la acción de la aventura. “Beyond adventure” (más allá de la aventura)” se escucha cantar a Anthony en los primeros segundos de este track enérgico, y potente track. Deslumbra por un sonido dulce y optimista el cual te invita a adentrarte a esta aventura. Aunque el primer sencillo promocional no tiene un gancho fácil, ni su beat quedará impregnado en tu mente, cuenta con una energía desmedida que aumenta cada vez que González te invita a ir más allá de la aventura. Es una canción que, precedida por un interludio sólido, te ofrece una buena impresión de lo que está a punto de venir. Es un track liberador, que contagia su energía y nos prepara para la aventura.

El tercer corte de este álbum tiene una estructura más normal para una canción de gancho fácil, así como una letra más extensa que el track anterior. Crea nostalgia en sus 4 minutos con un sonido retro futurista. Incorpora algunos coros que buscan ser explosivos, enganchar a través del estribillo lírico, y lo consigue. Además de tener una producción más densa, lo cual da la sensación de ser un tema robusto.  

“Us and the Rest” es una balada angustiante, que mediante teclados evocan un sonido barroco y de cierto modo cavernoso. Con una letra nostálgica crea un momento reflexivo, apasionante.

Por otro lado, tenemos una “Earth To Sea” con un sonido juguetón que emociona desde su inicio; es un track que se enmarca en un sonido ochentero, como la mayoría de las canciones que el grupo realiza, pero, en esta ocasión el resultado al menos para este álbum es el de una canción que endulza inmediatamente por unos teclados nostálgicos y que posee un final con un clímax catártico que irradia un desborde de sentimiento a través de subir la intensidad a los teclados dando así un track potente.

La intensidad disminuye con “Radar, Far, Gone“, una balada tranquila basada en rasgueos de guitarra acústica y pequeños destellos de sonidos sintetizados que acompañan la frágil voz de Anthony. Con una producción casi minimalista, el tema transmite una melancolía optimista en lugar de tristeza.

Con un sonido sintetizado y atmosférico da inicio “Deceiver” que nos remite a un terreno como si de una película de ciencia ficción se tratase. Esta atmosfera casi cinematográfica se extiende cerca de 5 minutos para posteriormente subir un poco el ritmo a tal punto de convertirse en un tema que deambula en el terreno del indie pop siendo un track pasivo, armonioso con una textura rica en sonidos dulces, acompañada de punteos ochenteros que aportan positivamente al track.

La fantasía de M83 en este álbum se vuelve presente con una canción de cuatro minutos y medio que es la homónima del álbum y que nos traslada a un track que tiene tintes de dance, dando un track de discoteca. Este track, al igual que muchos de este álbum tiene momentos en dónde agarra mayor fuerza con la intención de servir como gancho. Aunque el sonido no logra conectar del todo en un primer momento, las capas sonoras que lo componen son muy atractivas. Tras varias escuchas, esta canción logra enganchar y resulta muy entretenida. Merece tu oportunidad.

“Living in Fantasy” (viviendo en fantasía) se escucha a través de una dulce voz mientras el tema toma fuerza, buscando introducirte en esta fantasía. Un acierto en este track es su final, que nos sitúa en un tema dance adecuado para divertirnos en la pista de baile. En definitiva, “Fantasy” es una explosión de sonidos de baile que irradia un ritmo vintage pegadizo, logrando contagiarnos de su energía.

“Laura” es seductora desde el inicio, con un saxofón al final, este track es encantador gracias a la voz de González y esos sintetizadores resplandecientes que entregan un dream pop bien ejecutado y cautivador. Es una de las mejores canciones del álbum. “I am the mother of all, over all the Galaxy” (“Soy la madre de todos, sobre cada galaxia”) se escucha cantar al final, un verso que se vuelve pegadizo y que consigue un final emotivo.

“Sunny Boy” y “Sunny Boy part 2” son temas ambientales que se toman el tiempo necesario para expandir la propuesta sonora presentada desde el inicio. “Sunny Boy” comienza con un ritmo lento que poco a poco se acelera, y con coros en segundo plano, la canción empieza a tomar fuerza. Sin embargo, no es un tema fácil de digerir. Por otro lado, “Sunny Boy part 2” es un tema ambiental que nos hace sentir como si estuviéramos en un planeta inexplorado, donde no hay nada más que un hermoso sonido que nos transmite tranquilidad en tan solo dos minutos.

“Kool Nuit” está entre los dos temas mencionados anteriormente. En esta canción, nos encontramos con un tema que cambia de ritmo en varias ocasiones, lo cual lo hace llamativo y despierta interés. Con un inicio que nos hace pensar en la orquesta de una película, el tema arranca. Es muy denso, con casi 8 minutos en los que hay mucho por descubrir, cambios de ritmo y varios efectos de sonido. Este tema evoca el lado más instrumental del grupo, permitiendo que Anthony muestre todas las virtudes de lo que el grupo es capaz de entregar, ofreciendo un festín de sonidos para el oyente.

El final es emotivo, adictivo, hipnótico y sobre todo nostálgico. Desde el primer momento, “Dismemberment Bureau” se inyectara en tus sentidos, te transportará a momentos nostálgicos y llenos de melancolía. Son siete minutos en donde se nos entrega un sintetizador muy cautivador que te envuelve en sus capas sonoras hasta llevarte a un final catártico lleno de emociones. Imagínalo como si se estuviese narrando a través de sonido una batalla galáctica.

M83 ha creado una fantasía de ensueño, un universo sonoro al cual vale la pena visitar. Post Reseña

Fantasy, el noveno álbum de M83, es un regreso más que aceptable después de haber entregado trabajos irregulares que no terminaron de convencer del todo. Con este disco, han presentado un trabajo más consistente, con ideas más claras y una propuesta sonora que seduce en cada tema.

Sin embargo, debido a la densidad con la que está elaborado, no es una producción fácil de digerir. No cabe duda de que el álbum está hecho para sonar increíble en vivo, ya que algunas canciones tienen una gran fuerza y energía, pero sin ser pegajosas; emocionan, pero no se quedan grabadas en la cabeza con facilidad a primera escucha.

Si buscas un álbum fácil de digerir con canciones pegajosas y estribillos repetitivos, este álbum no es para ti. Pero si estás dispuesto a escucharlo más de una vez, con tranquilidad, y descubrir cada uno de los sonidos que habitan en las diversas capas sonoras que componen este disco, te aseguro que te adentrarás en un LP que tiene mucho que ofrecer. Una producción de más de una hora que, aunque no es fácil, te dará un contenido complejo, pero de calidad.

Así que si eres de esos, te invito a adentrarte en este mundo de fantasía. M83 ha logrado un álbum mejor que sus anteriores producciones, quizás lo mejor desde el fantástico Hurry Up, We’re Dreaming, sin duda alguna, un buen álbum.

columna-musical-74

Si lo tuyo no es la música de sintetizadores y te gusta escuchar algo que tenga guitarras potentes y ruidosas, te invito a que le eches un ojo a la reseña de Food for Worms de Shame, un disco potente y explosivo. También puedes echarle un ojo a nuestra sección de emergentes dónde recomendamos a artistas que van iniciando y que tienen propuestas musicales muy interesantes; o si quieres checar los próximos lanzaminetos que no te puedes perder, checa nuestra lista de 10 discos a salir en esta primavera.