fbpx

Reseña: Parov Stelar – Voodoo Sonic

Photo of author

By Aureliano

Un disco hecho en tres partes. El músico y productor Marcus Füreder, mejor conocido como Parov Stelar, comenzó a publicar el proyecto “Voodoo Sonic” durante 2019. La suma de tres EPs nos da un poderoso y multifacético álbum que demuestra una vez más por qué Parov Stelar es considerado como uno de los actos fundadores del Electro Swing.

Parov Stelar y los orígenes del Electro Swing

No hay gran ciencia en explicar qué es el Electro Swing; esta singular fusión de géneros también conocida como Swing House combina el sonido del Swing y el Big Band Jazz con la Música Electrónica bailable (EDM por sus siglas en inglés). Su estilo se empezó a gestar en Estados Unidos durante los 90. Un antecedente del Electro Swing es el Nu-Jazz que sólo combina Jazz y Electrónica y que comenzó a tomar impulso de cara al nuevo siglo con artistas como Mr. Scruff.

En este periodo de transición Füreder publicaba bajo el pseudónimo de Plasma pero, muy a la manera de Skeewiff, optó por independizarse y fundar, en 2003, su propio sello discográfico: Etage Noir, en la ciudad de Linz. Cuando tomó el nombre de Parov Stelar lo hizo junto al EP KissKiss (con un sample de Billie Holiday) un año después.

parov stelar live again

Como tal, el Electro Swing comenzó a brillar durante los 00s y 10s del siglo XXI con artistas europeos como el propio Parov Stelar pero también Caravan Palace, Deluxe, Tape Five, entre otros. No podemos pasar de largo a Yolanda Be Cool, dueto australiano, que en 2010 lanzó un sencillo que invadió clubes y fiestas por igual: “We No Speak Americano“.

Una carrera de 15 álbums, 20 EPS, varios discos de oro y galardones consolidan a Parov Stelar como personaje clave en la historia del género. Si llegaste a este párrafo sin todavía no tener mucha idea de cómo suena una pieza de Electro Swing date una pausa y observa el siguiente video:

Un dato antes de continuar: gran parte de la popularidad de Parov Stelar a inicios de los 10s se debe a los videos virales de bailarines profesionales como TSC Forsythe y Sven Otten, a quien acabas de ver bailando “All Night” del disco The Princess (2012).

Y llegamos a 2019 cuando el 1 de noviembre se publicó el primer EP del proyecto, el 24 de abril de 2020 se publicó la segunda entrega y finalmente, el 4 de septiembre la tercera parte. Las sucesivas publicaciones han resultado un éxito para el músico quien, luego de colocarse en el puesto número uno de la lista de música Electrónica en iTunes durante la primavera de 2020, declaró para OE3: “De cualquier manera no puedes controlarlo. Sólo puedes ser honesto contigo mismo y esperar que a alguien le interese”

Voodoo Sonic: Pt. 3

El 27 de noviembre de 2020 se estrenó Voodoo Sonic (The Album), la versión definitiva del proyecto de Parov Stelar. En cuanto a su estructura se refiere empezamos con la tercera parte y posteriormente las primeras dos partes se intercalan; en general, el acomodo de cada pieza ha cambiado ofreciéndonos una nueva forma de escuchar cada tema.

Silver Line” abre el disco con un piano solitario. Más Jazz que otra cosa, la primera canción crea una atmósfera nocturna en donde el piano y el contrabajo dialogan con libertad. La fiesta se enciende con “Tango del Fuego”, que samplea la canción “Kiss of Fire” interpretada por Georgia Gibbs.

La canción anterior y la que viene, “Pink Dragon”, nos muestran el estilo que le dio tanta popularidad al sonido de Parov Stelar: el bombo marcando el ritmo, los samples de secciones de viento, pero sobre todo la pegajosa energía de una pieza Swing que nos hace movernos, como lo hubieran hecho las personas de los años 30 del siglo pasado, la segunda canción incluso incorpora sintetizadores estilo Psytrance que no se sienten fuera de lugar.

En orden hay cuatro temas posteriores cuyo eje común es el color en su título. “Purple Moon” nos calma un poco, aquí los protagonistas son una guitarra y un clarinete que hacen eco al Jazz manouche; “Black Marlin” nos regresa al sentimiento cinematográfico de la primera canción, en donde es difícil no imaginarnos rodeados de rascacielos en una noche misteriosa (y con un piano).

Red Cat” concluye el ciclo de los colores. La canción cuenta con un beat y sampleos bastante bailables, pero incorpora a su vez sintetizadores que generan una atmósfera más bien oscura. Seguro reconocerás los sampleos de Gene Krupa y Benny Goodman (Sing, Sing, Sing) en “Crush & Crumble”, tema que nos hará deslizar los pies de lado a lado y dar al menos una pirueta. La ambientación oscura que se había construido a lo largo de piezas anteriores toma un protagonismo no explorado anteriormente en “The Voodoo Engine” cuyo beat tarda en llegar, pero cuando lo hace, se muestra con un aire de Synthwave y una sección de cuerdas que parece ir in crescendo.

Voodoo Sonic: Pt. 2 con pilón

La canción de Electro Swing “Sophie and the Hacker” toma la voz de Dinah Washington y es la única que no apareció en ningún EP, funciona además, como puente a la parte más Dance del álbum. Algo que distingue las producciones de Parov Stelar es lo complejas que pueden ser las capas de cada una de sus canciones, eso es posible gracias a horas y horas de escuchar música para poder elegir qué samplear y por supuesto, la labor precisa que implica combinar sin que suene mal, “Voodoo Sonic” es prueba de ello.

“Brass Devil” es, a mi gusto, uno de los mejores momentos del disco. Siguiendo la idea del párrafo anterior, en este tema escuchamos un sample de “Stiff Upper Lip” de George Gershwin, junto con una poderosa sección de vientos; complementan los sintetizadores oscuros que ya conocemos, se suma un solitario saxofón y cierra aumentando la intensidad para BAILAR. Escuchemos:

Come Back Home” es la única canción de Electro Blues en el disco, pero la guitarra y la voz de Lightnin’ Hopkins resuenan emotivas junto al piano y el beat. “Piano Boy” está más ligada a los orígenes Nu Jazz del músico austríaco pero después de tanta bailadera se siente bien descansar para tomar agua o algo más.

La segunda parte de Voodoo Sonic cierra con dos colaboraciones que podrían considerarse como el punto más alejado de lo que es musicalmente Parov Stelar. “Don’t you Forget”, con las voces de Lilja Bloom y Anduze es, sobre todo, una pieza de Dance Pop; mientras que “Fade to Red” es más Electro Pop y juega un poco con la guitarra acústica, las harmonías y los sintetizadores.

Voodoo Sonic: Pt. 1 con frase de Parov Stelar

Parov Stelar

Conversando sobre su proceso creativo con Culture Trip dice Parov Stelar: “Siempre que algo de lo que hago es exitoso comienzo a dudar de mí. ¿Seré capaz de replicar el éxito? ¿Realmente lo quiero? De hecho quiero crear algo nuevo pero, ¿le gustará a la gente? Deshacerse de eso es difícil pero es un proceso importante. Ese demonio representa la inquietud constante que hace a un artista exitoso a largo plazo y tiene que ser parte de su naturaleza. La urgencia de crear algo nuevo y hacerlo lo mejor posible”.

Me parece interesante considerarlo ahora que llegamos a la parte final de Voodoo Sonic. “Number One MC” toma las voces de C.B Cook y Q-Tip (parece que son productos de infomerciales pero no lo son), separadas por un rango de 50 años pero unidas con la maestría de Parov Stelar y un muy animado piano. “Go Wake Up” nos trae la voz de Lilja Bloom de regreso con una canción bastante bailable que reúne elementos de Electro Swing pero que termina siendo más Pop (no es queja).

The Fall”, la última colaboración con Lilja Bloom, cierra el disco. Su inicio nos regresa al sentimiento oscuro del álbum en general, pero carece de la magia, incluso a nivel emotivo, de temas anteriores. Así llegamos al final. En retrospectiva Voodoo Sonic es en su mayoría fantástico, la ambientación oscura sumada con los ritmos contagioso lo hacen disfrutable para el oído pero más para los pies.

Parov Stelar decide cerrar su 2020 con un disco de Electro Swing que cumple con el objetivo de su género: hacernos bailar. Escuchándolo de principio a fin, me quedó con mis tres canciones favoritas: “Brass Devil”, “Pink Dragon” y “Voodoo Sonic”. Por otro lado, encuentro genial que el músico y productor austríaco mantenga viva la llama del género que formó hace 16 años.

columna-musical-82

Este artículo es cortesía de Certeza Diario, en donde publicó originalmente bajo el nombre de “Escuchando: Parov Stelar – Voodoo Sonic”