fbpx

Reseña: Father John Misty – Chloë and the Next 20th Century

La gran banda se ve al fondo, primero los saxofones, detrás los trombones y hasta arriba las trompetas. Todo está en blanco y negro. Frente a los músicos perfectamente arreglados está Josh Tillman, en una versión mucho más sobria y elegante. En Chloë and the Next 20th Century, el quinto álbum de Father John Misty, lo escuchamos acercarse a los sonidos más suntuosos de los 60. ¿Lo hizo bien? Te lo contamos en nuestra reseña.

Josh Tillman y el origen de Father John Misty

Quienes sigan la carrera de Father John Misty podrían dividir su trayectoria musical en etapas bien definidas: primero su carrera como J. Tillman en donde lanzó de forma independiente un total de ocho álbumes de estudio de los cuales ninguno fue exitoso. En un lapso de siete años el artista perfeccionó su sonido Folk y llegando a 2008 se unió a las filas de la banda de Folk Rock Fleet Foxes como baterista.

Este periodo fue breve, pero al terminar, revelador.  El único disco en el que participó de manera activa fue Helplessness Blues (2011) el cual estuvo nominado como Mejor Álbum de Folk en los Grammys de 2012. Durante esa temporada algo cambió en el músico del que te estoy contando: con una bolsa de hongos alucinógenos en la mano se fue a experimentar la naturaleza de Big Sur, California. Fue en uno de esos viajes psicodélicos que encontró la respuesta que necesitaba tenía que reinventarse a sí mismo. Así nació su nueva persona: Father John Misty.

father-john-misty

“Y tenía que darle un nombre, así que quería confundir a la gente con esta ridícula pista falsa [y] un nombre patentemente ridículo que también es fonéticamente hermoso y se ve bien en la impresión…”, le explicaba el cantautor a TheVine hace 10 años. “Pero, en realidad, todo el asunto trata del hecho de que realmente no importa cómo carajo te llames, siempre y cuando la mercancía esté en la honestidad explícita. Tu público tiene que decidir si le importa cómo se llama”.

La siguiente etapa de Tillman empieza aquí: un personaje picaresco que dirigió la conversación en redes sociales a mediados de la década de 2010 (¿cuántos aquí no recuerdan sus extraños posteos en Instagram por allí de 2015?) pero que también comenzó a tener una carrera musical mejor encausada.

Los primeros discos de Father John Misty

El músico originario de Maryland, Estados Unidos, consiguió firmar con el sello que publicaba la música de los Fleet Foxes, Sub Pop. Su primer álbum fue Fear Fun(2012) cuya portada repleta de rojos, amarillos y azules adelanta el sonido psicodélico que le dio al Folk. Con letras alucinantes, pero sin perder lo autobiográfico esta producción tiene estupendos temas como: “I’m Writing a Novel” y “Hollywood Forever Cementery Signs”.

I Love You, Honeybear (2015) fue más versátil y es uno de sus mejores discos. En él no sólo experimentó con las posibilidades sonoras del Folk, sino que también hizo un profundo viaje a sí mismo. El propio artista lo ha nombrado un álbum conceptual cuyo eje central es… él. Mi tema favorito: “Strange Encounter”. En 2017 regresó con Pure Comedy, disco que cantó sobre temas como redes sociales, conectividad, medio ambiente y entretenimiento. Su clásico sonido Indie Folk ahora se acercó de lleno a los elementos orquestales dando como resultado canciones geniales como su último sencillo, “Total Entertainment Forever”.

Fue durante la gira de su tercer álbum como Father John Misty que el músico comenzó a escribir las canciones que conformaron God’s Favorite Customer (2018), mismo que se terminó de escribir dentro de un periodo de seis meses, mientras el cantautor vivía en un hotel. Éste es su proyecto más rockero – y mi favorito en su discografía – y canciones como “Date Night” y “Mr. Tillman” lo demuestran de estupenda forma.

Chloë and the Next 20th Century, el disco

El quinto álbum de estudio de Father John Misty comenzó a gestarse durante el encierro pandémico de 2020. Las primeras canciones las escribió durante la primavera y llegado agosto se dirigió a los Five Star Studios ubicados en Topanga, California, con cuatro temas: “Kiss Me (I Loved You)“, “We Could Be Strangers“, “Buddy’s Rendezvous” y “The Next 20th Century“.

Chloe-and-the-Next-20th-Century-2022

La producción corrió a cargo de Misty y Jonathan Wilson (quien además es el dueño del estudio). Las secciones de cuerdas, metales y vientos de madera se grabaron en United Recordings. Chloë and the Next 20th Century terminó de grabarse en diciembre de 2020 y contó con la participación de 17 músicos de sesión.

Los primeros en enterarse de su lanzamiento fueron los fans de Bella Union (una de sus disqueras) a través de un vinilo que les llegó de sorpresa. Luego se enteró el mundo y finalmente Chloë and the Next 20th Century se estrenó el 8 de abril de 2022. ¿Qué tan bueno es?

Escuchando Chloë and the Next 20th Century

En la portada del nuevo álbum de Father John Misty se aprecian dos figuras: la de una bailarina de cabaret a la derecha y hacia atrás y la de Josh Tillman a la izquierda y más cerca de nosotros. Predomina el negro, lo contrastan grises y blanco. Sonoramente hablando también se acerca a una época en donde las transmisiones audiovisuales eran de aquellos colores.

Si tuviéramos que ubicar la raíz sonora del disco sería entre los 30 y los 50. Cuando las grandes bandas amenizaban tocando Jazz y Swing. Esto se combina con su estilo Indie Folk característico así como su claro interés por el Pop Barroco.

Lo primero que se escucha es una trompeta. “Chloë” cuenta con una formidable presentación de los arreglos de cuerdas que seguirán a lo largo del álbum. Mientras el cantante narra la trágica historia de una mujer que bien puede hacer crítica de arte o arrojarse por la ventana escuchando a Wagner. Pero la gran banda que suena detrás es menos trágica, de hecho es profundamente melódica e incluso juguetona. La incorporación del vibráfono así como de las percusiones robustecen las texturas de una pieza que bien podría poner a bailar al público de un salón iluminado.

La segunda canción es totalmente campirana. Aquí los arreglos de cuerdas llevan la añoranza de aquellas apacibles escenas western. La guitarra acústica principal es acompañada por otra cuyo slide vuelve a “Goodbye Mr. Blue” una agradable pieza Country que habla, como tantas, de un amor que ya no es. Escuchemos:

En “Kiss Me (I Loved You)” casi se puede ver a Father John Misty tambaleándose de izquierda a derecha sostenido del micrófono, cantando con un vibrato que lo hace sentir frágil pero se sostiene de un contrabajo que avanza despacio. ¿Podrá convencer la voz lírica a la persona que ya no ama a que le dé un beso?

Es difícil no pensar en las historias narradas por bandas como The Kinks y Small Faces al escuchar “(Everything But) Her Love” y menos con su clásica instrumentación mitad Pop Psicodélico, mitad Barroco. Aquí las estrofas intercambian puntos de vista como en un waltz la cual la convierte en un tema imperdible para quienes disfruten de la tradición Music Hall tan recurrente en Paul McCartney.

¿Qué puede ser más emotivo que un saxofón derrotado? “Buddy’s Rendezvous”, cuya letra da voz a un hombre miserable, es una balada que logra transmitir el universal sentimiento de derrota que todos alguna vez hemos sentido. “Q4” llega después y consigo regresa esa profunda corriente post-Beatle que en los 70 tuvo un gran exponente en la figura de Electric Light Orchestra. Es teatral, llena de texturas y curiosidades sonoras. Así suena:

Olvidado (Otro Momento)” nos aleja de la pista de baile, pero da el ambiente propicio para pedir otra copa en la barra. Es como estar en una película en blanco y negro que busca dar exotismo con palmeras y bossa nova. “Funny Girl” nos devuelve al sonido del Pop de los 50, con una melodía liviana pero bellamente coloreada por las doradas interpretaciones de los metales de viento al tiempo que escuchamos al cantante describir un amor que a todas luces es imposible.

En la parte final del álbum se aprecia la fantástica “Only a Fool” heredera, como varias, de la sencillez con la que Paul McCartney ha dado vida a sus canciones románticas. La melodía es una de las mejor logradas en Chloë and the Next 20th Century y es notoria la habilidad del cantante para darle cuerpo a ciertas notas que refuerzan el sentimiento agridulce.

“No one’s really better off alone” canta Father John Misty en “We Could Be Strangers”. La penúltima canción presenta fuertes imágenes de una pareja que se dice sus últimas palabras en tras un accidente de carretera. Aunque pronto escuchamos el sonido majestuoso y orquestal, aquí la línea de bajo es clave para genera su ambiente noir.

Todo acaba con “The Next 20th Century”, una de esas clásicas piezas extensas de Misty que no temen sonar extrañas. Su duración de casi siete minutos le permite darnos un solo retorcido de guitarra eléctrica que contrasta con todo lo que se había escuchado anteriormente, el resto de la instrumentación se distingue por crear un ambiente ligeramente sombrío en donde el ritmo artificial de una drum machine es lo único que se mantiene constante.

Un fantástico disco Indie Folk

“Escribo lo poco que tengo que escribir y rezo para que tenga sentido”, le confiesa Father John Misty a DIY con relación a las distintas narrativas que nos muestra en su quinto disco de estudio. El riesgo está en la forma en la que ha abrazado los elementos de una época particular y los resignifica con arreglos magistrales y líricas que van del comentario ácido al drama humano.

Chloë and the Next 20th Century es mucho más accesible que otros álbumes en la discografía de Tillman, pero la sencillez no implica menor calidad y a lo largo de sus 11 temas es capaz de emocionarnos, conmovernos e incluso hacernos bailar, los cuales son elementos básicos para que cualquier álbum sea bueno. Con este lanzamiento el cantante norteamericano vuelve a demostrar que está dentro de lo mejor del Indie Folk en cualquiera de sus modalidades.

columna-musical-81

¿Qué te pareció este disco de Father John Misty? ¿En qué lugar lo pones dentro de tu lista? Si tienes ganas de escuchar más Folk independiente te recomiendo conocer la música del joven español Guitarricadelafuente que está llevando al Flamenco a nuevos territorios así como de Mira Lu Kovacs, una completísima cantautora austriaca.