fbpx

La Era de Acuario – “María Juana”

la-era-de-acuario-maria-juana

¿En qué piensas cuando lees La Era de Acuario?, ¿En astrología?, ¿En aquella canción de The 5th Dimension?, ¿En el despertar de la consciencia? Algo sí te puedo adelantar, si decides seguir leyendo escucharás una de las bandas de Rock Psicodélico mexicanas más interesantes de la década. Así que deja atrás las dudas, trae tu capa de colores divertidos y vamos hacia un lugar en donde los sonidos y los colores son uno mismo.

Psicodelia mexicana, La Era de Acuario

A la sombra de su vecino del norte, el Rock Psicodélico mexicano tiene más de 50 años de tradición. Muchas de sus agrupaciones legendarias como Los Dug Dug’s, Toncho Pilatos, La Revolución de Emiliano Zapata y El Tarro de Mostaza se formaron durante la segunda mitad de los 60 y su sonido encontró su época de gloria a principios de la década de los 70.

la-era-de-acuario-banda
La Era de Acuario. Foto: Eugenio A. Schulz

La Era de Acuario, liderada por Sabú Avilés y Ximena Gama, sigue dicha tradición. Aprovechando los sonidos icónicos de aquellas décadas como las guitarras intoxicadas por tanto fuzz, la densidad del órgano Hammond, y las alocadas percusiones a-lo-Santana, el grupo se ha hecho fama gracias a su personal forma de convertir un viaje ácido en música.

Se formaron en 2018 y un año después tenían listo y publicado su primer EP. Lunar se grabó en Psych Out (estudio de Avilés) y concentra cuatro pistas que van de las atmósferas oscuras de la canción que da nombre al material, a la acidez de “Om Ganesh” y sus riffs estridentes.

Con Sabú y Ximena en las guitarras, Angélica Victoria en los teclados, Corinne Sashimi en el bajo y Yaya González como baterista, la agrupación logró terminar de manera independiente su disco debut en 2020. Las propuestas para firmarlos llegaron desde distintas latitudes, pero al final llegaron a un acuerdo con Necio Records de Perú para su lanzamiento –el cual incluye su respectivo vinil porque retro.

La Era de Acuario se estrenó en abril de 2021 y recopila las canciones de su primer EP junto con cuatro temas adicionales. En poco más de 30 minutos, la banda logra envolver a sus escuchas en un viaje hipnótico y hechicero. En sus dos covers: “Fotografía” y “Hippie Hippie Hourra”, logran adueñarse del estilo de Status Quo y Jacques Dutronc con un giro maduro, mientras que “Bailando en el mar” es tan eléctrica como acuática. En suma, gran álbum.

2022, el año de “María Juana”

De tocar en venues nacionales, el grupo saltó a festivales y luego a presentaciones en Europa y Sudamérica. Su música suena en estaciones de radio, es incluida en playlists y comentada por la prensa internacional. Ahora, a finales de 2022 es cuando entro yo a la historia.

Spotify, cuyo algoritmo me ve como su hermano, me recomendó el tema “María Juana”.  Dicho título, que me recordó a la forma en la que mis padres llaman al cannabis, también trajo a mi memoria temas clásicos del Rock Psicodélico en México como “Mi Dulce Dama Maria Juana” de Toncho Pilatos y la menos poética “Mariguana” de Peace & Love. En fin, el gancho estaba lanzando y decidí escuchar.

El ritmo principal se teje rápidamente. El bajo abre el telón para el órgano, la guitarra y las percusiones latinas. Como en cualquier buen tema psicodélico, cada una de sus interpretaciones está tejida para enredarse a los oídos de quien escucha; el teclado, por ejemplo, ya está trazando una espiral hipnótica pocos segundos después de haber empezado a sonar.

¿Qué hace de “María Juana” una gran canción? Primero están las voces, cuyo efecto las hace sonar detrás de una cortina de humo; después está el órgano, a cargo de Héctor Floo, el cual es mi instrumento favorito en la pieza. Viene hacia adelante y hacia atrás, luciéndose y dejando que los otros brillen. Sabú, quien da un apasionado solo a la mitad de la pieza, también merece una mención especial.

María Juana”, como buena canción inspirada en los 60, no podía terminar de forma “normal”. El cambio de tempo después del tercer minuto me hizo pensar en cierres clásicos como el de “Strawberry Fields Forever” pero, por suerte, estaba equivocado. Su verdadero final es alocado y, siguiendo el imaginario Beatle, podría estar más cerca de los aullidos y gritos en los últimos segundos de “Hey Bulldog” y la despedida fantasmal de “Long, Long Long” sólo que con más percusiones latinas.

Su video fue grabado en Acapulco, Guerrero, México. Lo dirigió Ximena Gama y gracias a sus filtros retro resulta una estupenda representación visual del colorido en las texturas sonoras. Dale un vistazo aquí.

“El video fue grabado en el viejo Acapulco”, cuenta la banda en la descripción del material audiovisual, “recorriendo todos estos mini altares hacia la virgen de Guadalupe, que  tienen una connotación con el portal vaginal de vida, es la representación hispana de  Tonantzín para los mexicas, pues somos mestizos y es parte de nuestra cultura…”.

Con versos como “Madre de mares y chamanes” y “Madre de visiones”, “María Juana” es canto alucinante que se coloca dentro de la gran tradición del Rock Psicodélico en México. Si formara parte del próximo álbum de La Era de Acuario, entonces podemos estar de acuerdo en que será una producción digna de apreciar.

Así llegamos al final de esta recomendación. No sin antes invitarte a seguir leyendo algunos otros de los artículos disponibles en Columna Musical. Si llegaste hasta aquí por tu pasión por la psicodelia, entonces deberías darle un vistazo a nuestras columnas dedicadas a Strawberry Alarm Clock y el disco debut de The Doors. O bien conocer a alguien completamente nueva en la figura de Rosalie Cunningham, cuyo lado oscuro es tan hipnótico como el de La Era de Acuario.