fbpx

Kate Bush – Running Up That Hill (A Deal With God)

Running Up That Hill cover single

¿Por qué todos están hablando a Kate Bush? ¿Cuál es su conexión con Stranger Things? ¿Qué hizo que las plataformas de streaming comenzaran a recomendarla a la menor provocación? El chisme es interesante, pero la historia de “Running Up That Hill (A Deal With God)” lo es más. Sigue leyendo y te enterarás de todo.

Kate Bush a mediados de los 80

El año 1985. El disco Hounds Of Love. La cantautora, bailarina y performancer Kate Bush regresaba a la escena musical con el primer single “Running Up That Hill (A Deal With God)” del que sería su quinto álbum.

Hay que ponernos en contexto de la situación en ese momento, Bush venía del álbum The Dreaming de 1982, un disco que si bien tuvo una recepción positiva de parte de la critica, no lo fue así con las ventas. Se había quedado corto. Así que el éxito de “Running Up That Hill” en El Reino Unido sorprendió a propios y extraños llegando hasta el número 3 de las listas en esa región y dentro del top 40 de más de 15 países.

A la fecha se trata del éxito comercial más grande de la artista por los logros conseguidos en la década de los 80, pero nadie contaba con un regreso en pleno 2022. El motivo es que fue incluida en la banda sonora de la cuarta temporada de la serie Stranger Things, no les adelanto las escenas en donde sale porque no apoyo spoilers.

La canción se colocó en el lugar número uno del top global de Spotify, en el número 4 del Billboard de Estados Unidos y en los top 40 de más de 40 países. Esto convierte a “Running Up That Hill “ en la única canción en la historia en regresar a las listas de popularidad tres décadas después de su lanzamiento original (37 años para ser exactos).

Pero… ¿De qué trata esta clásica y revalorada canción de art pop?, además, ¿Cómo se hizo?

Kate-Bush-1985

Historia de la canción Running up that Hill (A Deal With God)

Para la creación de este tema de Kate Bush, la cantautora contó con su sintetizador/sampler Fairlight CMI (Un instrumento gigantesco que en los 80s fue vendido por Peter Gabriel como “la revolución de la música“ aunque fuera adquirido por muy pocos artistas).

El patrón de caja de ritmos (Drum Machine) tan reconocible como una marcha marcial fue programado por Del Palmer entonces novio de Bush, este sonido tan característico acerca a la canción a los sonidos del synth-pop pero, aquí hay un instrumento que hace la diferencia y le da prácticamente vida a todo lo demás en la cuestión musical, se trata del riff que escuchamos a lo largo del tema el cual no es hecho con una guitarra si no con una balalaika (interpretada por Paddy Bush, hermano de la artista) que es sampleada y distorcionada. La canción se rellena con guitarras tocadas por Alan Murphy y el bajo de Del Palmer.

Liricamente “Running Up That Hill (A Deal With God)” trata sobre los golpes bajos de una relación, la desconfianza y la desconexión: “You don’t wanna hurt me
But see how deep the bullet lies
” (“No quieres lastimarme pero mira lo profunda que está la bala”) canta Kate para después soltar “Unaware I’m tearing you asunder
Oh, there is thunder in our hearts
” (“Sin darme cuenta te estoy haciendo pedazos, hay un trueno en nuestros corazones”).

running up that hill kate bush

La letra de “Running Up That Hill “ es un arma de doble filo, un fino reconocimiento de una relación complicada donde ambos se hacen daño pero uno ama más y también tiene más miedo de mostrar sus sentimientos, la escuchamos:

If I only could, I’d make a deal with God / And I’d get Him to swap our places / Be running up that road, be running up that hill / Be running up that building” (“Si tan solo pudiera, haría un trato con Dios / Y le haría intercambiar nuestros lugares / Corriendo por ese camino, corriendo por esa colina / Corriendo hacia ese edificio”)

Es importante resaltar que el nombre de la canción originalmente iba a ser solamente “A Deal With God” (Un pacto con Dios) pero la disquera le informó a Bush que eso le iba a impedir lanzar el sencillo en países católicos. De ahí que solo aparezca dentro un paréntesis. Aún así, en los 80 llamó la atención que hablara de un pacto con esa figura religiosa, así en más de una ocasión la cantautora tuvo que dar más detalles acerca del significado de “Running Up That Hill“. En una entrevista con la BBC en 1992 declaró:

“Yo intentaba decir que, en realidad, un hombre y una mujer no pueden entenderse porque somos un hombre y una mujer. Y si pudiéramos intercambiar los papeles del otro, si pudiéramos estar en el lugar del otro por un rato, creo que ambos nos sorprenderíamos mucho. [Risas] Creo que eso nos haría entendernos mejor.”

Con su lanzamiento el 5 de agosto de 1985, “Running Up That Hill (A Deal With God)“ se convirtió en la carta de presentación de Hounds Of Love , el quinto álbum de Kate Bush el cual se volvería en su obra maestra y uno de los ejemplos más estilizados de lo que los críticos han llamado Art-Pop. Sin las canciones de Kate Bush nos perderíamos de artistas como Björk ,Tori Amos, Fiona Apple, Lady Gaga, Lana del Rey e incluso Rosalía (puedes leer la reseña de MOTOMAMI aquí) quién ha comentado que la nacida en Kent, Reino Unido es una de sus principales influencias.

La canción contó con un vídeo dirigido por David Garfath cuya coreografía de baile moderno es impresionante (No olvidemos que Kate Bush es bailarina profesional), míralo a continuación:

También existe un video en vivo de Kate Bush tocando con quién fuera el más grande impulsor de su carrera y padrino, David Gilmour de Pink Floyd. Este suceso increíble sucedió en 1987 durante uno de los conciertos de beneficencia de The Secret Policeman’s Ball

Esta fue la historia de la canción: “Running Up That Hill (A Deal With God)” que a pesar de que en su momento fue un éxito ha sido rescatada y ahora se ha vuelto viral formando parte de la serie de Netflix del momento y sonando en todas partes. También es una gran oportunidad para que aquellos que no la conozcan descubran a Kate Bush y su impresionante discografía, sobre todo Hounds Of Love, disco dónde viene incluido este clásico.

Si quieres seguir escuchando música con espíritu ochentero en Columna Musical tenemos varias recomendaciones. Durante este 2022 Def Leppard, clásicos de aquella década, regresaron con un nuevo álbum, ¿vale la pena? Te lo contamos en su reseña. Por otro lado, podrías conocer la música igual de bailable de Pino D’Angio, que es un imperdible del italo disco.