fbpx

Honjitsu Kyuen: Indie Rock desde Japón

Honjitsu-Kyuen

¿Cómo andas de tu japonés? Yo bastante mal si te soy sincero, pero pienso, y espero coincidir, que la música trasciende el lenguaje así que hoy te contaré sobre algunos álbumes de Honjitsu Kyuen (本日休演), grupo de Indie Rock japonés que seguro captarán tu atención.

Honjitsu Kyuen, historia e inicio

La ventaja de nuestros tiempos es que los distintos servicios de streaming nos acercan a música que en otra época sería difícil encontrar y obtener. Sin embargo, basta buscar por aquí y por allá para escuchar sorpresas como la de hoy: Honjitsu Kyuen, cuyo nombre podría traducirse como “El show se ha cancelado” (una posible referencia al ballet surrealista de Francis Picabia cuya música fue compuesta por Erik Satie).

Sus integrantes iniciales fueron: Takujuro Iwade (guitarrista y vocalista), Takuro Sato (guitarrista y vocalista), Toshihiro Noguchi (tecladista), Kei Arizumi (bajista) y Takumi Higuchi (baterista), estudiantes de la Universidad de Kioto que en 2012 iniciaron a tocar en eventos locales. Sus influencias son variadas y van desde el Blues y el Rock estadounidense, los ritmos africanos, el Folk japonés, el Jazz, el Funk e incluso el Hip-Hop. Esta amalgama sonora y el éxito de sus presentaciones hicieron que el sello Miroku Records los integrara a sus filas.

Honjitsu-Kyuen-band

Miroku Records es un pequeño sello indie ubicado en Tokio cuyos fundadores provienen de distintas áreas creativas, uno de ellos, Kaya Koike, se encontraba filmando un cortometraje en Kioto con un amigo de la secundaria llamado Chiyoji Rumoi quien en algún momento fue miembro de Honjitsu Kyuen pero que para 2013 ya había cambiado de banda. Chiyoji, sin embargo, recomendó a sus amigos Noguchi e Iwade quienes actúan en el corto y posteriormente invitó a Koike a verlos tocar en vivo. Quedó fascinado.

La cadena de recomendaciones continuó y eventualmente la banda viajó a Tokio para maravillar al resto de los miembros de Miroku Records. En 2013 lanzaron el primer sencillo de Honjitsu Kyuen aunque curiosamente no lo distribuyeron como deberían y fueron más bien las recomendaciones voz a voz que hicieron que el quinteto fuera reconocido en Kioto y más allá.

Antes de comenzar el recorrido sonoro por sus cuatro discos publicados es valioso considerar lo siguiente: Honjitsu Kyuen, se convirtió en parte de un círculo creativo conocido como la escena de Kioto que derivó en múltiples colaboraciones con otras bandas (Approaching! UFOs, Cointreau, Greek Love, etc); varios de sus integrantes han participado en más proyectos musicales de forma intermitente; con los años algunos de ellos han formado otros grupos e incluso abandonado la banda para después volver.

El primer disco: Honjitsu Kyuen

Algo que los miembros de este grupo de Indie Rock japonés tenían en común es su variado interés musical: Nirvana, The Rolling Stones, Kraftwerk, junto con bandas japonesas como Fishmans y BO GUMBOS. Si has leído esta columna desde hace tiempo seguro sabrás que tengo predilección por las agrupaciones que combinan géneros y estilos. Desde este álbum, Honjitsu Kyuen se permite transitar entre géneros como el Pop, el Dub, el Music Hall y el Rock. Conversando con Tokion, Iwade habla sobre estas combinaciones:

Honjitsu-Kyuen-bandas-japonesas

“No estoy buscando maneras de ‘sorprender a la gente haciendo algo diferente’, sólo sucede así. Cuando escucho música lo sigo haciendo en mi iPod, que toca música distinta sin problemas. Es normal para mí escuchar Jazz después de haber escuchado a Buddy Holly; siempre ha sido así, supongo que ese estilo se refleja directamente en la música que hago”.

Iwade también cuenta que gran parte del concepto detrás del disco fue grabar, prácticamente de manera casera, ocupando espacios dentro del Dormitorio Yoshida de la Universidad de Kioto (construido en 1913). Un espacio muy especial para Iwade era lo que él describe como “una casa abandonada” en donde solía grabar, fue allí, en otros espacios de este sitio y en el club de música en donde se gestó y grabó el primer disco del grupo.

La canción más arriesgada del disco, “Tamashii No Okibasho” (El lugar de Tamashii), es también la más agresiva, con riffs distorsionados de guitarra, alaridos y en general una sensación de Garage Rock. Se grabó en la Residencia Yoshida de la Universidad en una sola toma y con el baterista separado 20 metros del resto del grupo para grabar el sonido que buscaban, de acuerdo con la banda aquella fue una “noche loca” en el dormitorio.

La pieza cuenta con la parte más Avant-garde el disco, un collage sonoro creado a partir de distintos samples tomados de la Universidad en donde incluso se aprecia una sierra eléctrica. Takujuro Iwade fue la mente detrás de este tema de Honjitsu Kyuen, escuchemos:

Dos discos de Indie Rock Japonés

Pianos, silbatos, guitarras eléctricas y acústicas, sitars, mandolinas, flautas, percusiones y más instrumentos (junto a diversos efectos de sonido) dan textura a las canciones de Honjitsu Kyuen. Su siguiente disco, Kemu wo Make (“Dispersa el humo”), se estrenó un año después de su debut y ya no sólo hace tributo a las bandas que hacían vibrar a los integrantes del grupo sino que se aventura a descubrir cómo darle un giro al sonido del Folk japonés.

La folclórica “Arab no Question” (“Preguntas árabes”) fue elegida como la pieza que fungió como sencillo junto con “Gomenyo Uta” (“Canción de las disculpas”). Una vez más fue una disquera Indie de Tokio la que se encargó del lanzamiento, en este caso Second Royal.

Kemu wo Make es mucho menos estridente que su antecesor y más cercano al misticismo psicodélico, “Kemu wo Makou” (“Vamos a Pelear”), por ejemplo es una relajada canción de influencia Reggae, “Nemuri-Neko” (“Gato Nemuri”) juega con el Jazz. Escuchemos “Bofu Keiho”, una reinterpretación del sonido Country a la japonesa que incluye un alegre solo y un simpático silbido:  

La transición a su tercer disco fue sumamente complicada: Takuro Sato había abandonado el grupo en 2015 pero regresó en 2017 cuando la banda trabajaba ya en I Love You (2018), su próximo álbum el verdadero problema fue que ese mismo año, el tecladista Toshihiro Noguchi falleció en un accidente.

A pesar de la incertidumbre provocada por este suceso, las grabaciones del tecladista quedaron en manos del resto de Honjitsu Kyuen (no sólo lo preparado para el disco sino también ensayos, presentaciones en vivo, e incluso muchas rescatadas de su iPhone) y gracias a la magia del estudio y la posproducción lograron integrar estos materiales para completar el disco.

Así como la Psicodelia marcó el tono de su segundo disco, fue la cultura de los 80 la que forjó el concepto sonoro de I Love You junto con la cultura del Vaporwave, tan de moda a finales de la década pasada. Conversando con Ototoy, Iwade detalla el motivo de elegir esta frase como título: “La frase ‘Te amo’ tiene muchas contradicciones, no es fácil de decir y sin embargo también tiene sentido decirla […] yo no puedo escucharla de forma objetiva, de alguna manera se convirtió en la canción del año pasado porque estaba llena de tristeza, soledad, enojo, alegría y más emociones sutiles que vivimos durante el periodo de producción.”

Honjitsu-Kyuen-Indie-Rock-japones-03

El tercer disco de Honjitsu Kyuen es una despedida a un amigo, habla sobre la muerte, sobre la ausencia y cómo se puede vivir con esos sentimientos mientras aún se es joven. Sonoramente es Rock pero también carga la amargura característica del Post-Punk, a veces coquetea con el Funk, el Jazz o el sonido del Honky Tonk y por primera vez se abre a colaborar con dos artistas para incorporar Rap.

Escuchemos “Dance Dance Dance”, pieza que cierra el disco y también una serie de tres canciones que van hiladas sonoramente como una despedida y cuyo final (esta canción) avanza in crescendo hasta estallar con guitarra, bajo funky y vocales emocionales al punto más alto:

Una de las bandas japonesas más interesantes

Para 2021 Sato volvió a dejar a la banda y de los cinco integrantes originales sólo quedan tres: Iwade, Arizumi e Higuchi. Los años pasaron, atrás quedó la vida universitaria, los músicos dejaron Kioto. El trío lanzó un disco este año: MOOD, que contó con el apoyo de Soichiro Nakamura, reconocido ingeniero de audio detrás de un sinfín de producciones de Jazz, Avant-Garde y música Noise.

Honjitsu Kyuen experimentó, como siempre, con sonidos, instrumentos y estilos; a pesar de grabar en un estudio de primera categoría como el de Nakamura, se esforzaron en darle al disco una capa de lo-fi que ha caracterizado su carrera. Escuchemos “Zenzen, shikanamma” (“Silencio, para nada”), en donde la voz de Iwade se estira de forma inusual y cuyo solo de guitarra grita un eléctrico trémolo:

Las bandas japonesas de Indie Rock son bastantes y dignas de ser escuchadas así que seguramente ésta no será la única recomendación que haré por aquí. Mientras tanto nos quedamos con Honjitsu Kyuen, cuya pasión por la música les dio las raíces necesarias para mezclar a su gusto derivando en piezas creativas sorprendentes. Si éste fue tu primer contacto con un artista contemporáneo nipón tal vez pueda ser el comienzo de un hilo de descubrimientos, ¿cierto?

Este artículo es cortesía de Certeza Diario, en donde publicó originalmente bajo el nombre de “Indie Rock Japonés: Honjitsu Kyuen (本日休演)”.