fbpx

Reseña: Charlie XCX – Brat

Photo of author

By Alejandro Ávila

El pasado 7 de junio se estrenó brat, el nuevo álbum de la cantante británica Charlie XCX. Este disco, cargado de pop, hiperpop, house, dance y techno, es una auténtica celebración de la música de club, envuelta en seducción tanto en letra como en sonido. Podría decirse que es la consagración del género en este siglo.

Charlotte Emma Aitchison, conocida como Charlie XCX, sacudió al mundo en 2014 con su sencillo “Boom Clap,” una canción pop con un gancho fácil y una letra sencilla. Este éxito se vio impulsado por su inclusión en la popular película adolescente “Bajo la misma estrella.”

Han pasado 10 años desde entonces, y aunque uno podría haber esperado que Charlie se convirtiera en una gran estrella del pop, su trayectoria ha tomado un camino diferente. En lugar de seguir la ruta de la fama masiva, Charlie ha lanzado cinco álbumes de estudio y ha cultivado una base de fans de nicho, optando por una escena más underground.

Charlie XCX se ha convertido en una estrella del pop distinta a las que la industria suele promocionar. No tiene el sonido clásico de Taylor Swift o Beyoncé, ni su atractivo mediático. En cambio, ha establecido sus propias reglas y ha reinventado el sonido pop, destacando en el ámbito del avantpop. Aunque no tiene la misma fama que algunas de sus contemporáneas, es muy probable que más de uno haya escuchado algo de su música.

Charlie xcx

Charlie XCX. Foto: Harley Weir.

brat es un álbum que promete cambiar el panorama de la música pop y la música en general en 2024. Este año ha visto la aparición de producciones que abordan temas de manera más profunda, con álbumes introspectivos que cuestionan la sociedad y el comportamiento humano. Obras como Where’s My Utopia, Only God Above Us, Here in the Pitch, Lechyd Da y COWBOY CARTER han sido radiografías del comportamiento humano tanto en sociedad como a nivel individual, utilizando sonidos más densos y una dirección dramática para realzar el valor discursivo de sus letras.

Respecto a esta nueva obra de Charlie XCX, aunque disecciona su carrera y vida personal, los sonidos no son densos o reflexivos. En cambio, las capas sonoras de fiesta logran que el álbum sea complejo e interesante en letra, pero no pesado de escuchar, siendo ideal para la pista de baile.

brat se ha convertido en uno de los álbumes más comentados de las últimas semanas. Su portada y nombre han estado en tendencia, formando parte del colectivo de la cultura pop a través de memes. No solo representa una revolución sonora y de la música pop, sino que también se ha encarnado en el colectivo social de las masas.

Su nueva producción sigue la línea propuesta en Crash (2022), donde Charlie pretendía llevar su sonido a un espectro más comercial de manera irónica. Aunque utilizaba una fórmula más comercial, mantenía esa estructura irreverente y propositiva que ha caracterizado a la artista de 31 años.

Charlie XCX disecciona el placer, el erotismo y el amor mediante sonidos de celebración y fiesta. El álbum logra transportarnos a un club nocturno, haciéndonos sentir en una fiesta interminable.

Este año, “brat” se destaca como la obra pop del verano por excelencia. Charlie XCX supera a artistas como Taylor Swift, Beyoncé y Billie Eilish, ofreciendo el álbum pop más adictivo e irresistible del año. Con estribillos pegadizos, repetitivos y a veces predecibles, la producción sobresale por no detenerse en ningún momento, siendo un compendio de canciones que danzan sin parar, robustecidas por beats desquiciantes y efectos de sonido que encarnan la pista de baile.

Charlie XCX se consagra como una de las artistas pop más grandes de los últimos años, convirtiéndose en un futuro referente para el dance pop. Compuesto por 15 tracks, es momento de repasar este álbum y ver si realmente es el álbum del año, como muchos han señalado.

RESEÑA.brat de Charlie XCX.

La fiesta se hace presente en esta producción sonora. brat es sinónimo de baile, júbilo, y del estado de ánimo que una persona puede experimentar durante una noche de fiesta. Reflexión, placer, miedo, dolor: varios sentimientos se contraponen en esta obra que evidencia la carrera artística de Charlie en los últimos años.

Encontramos quiebres emocionales que nos conducen a la tristeza, la felicidad, el desamor, y el poco reconocimiento artístico en una industria con reglas establecidas para las popstars. Sin embargo, Charlie XCX desafía lo establecido, entregando un pop demencial e irresistible, cargado de samples y elementos de hyperpop, industrial, y drum and bass.

Con la ayuda de productores como A.G. Cook, Finn Keane, y George Daniel, Charlie XCX ha construido una obra que muestra la condición humana de una mujer que, en medio de la industria, ha enfrentado la pérdida de seres queridos y ha buscado su identidad. “brat” es una propuesta honesta; una obra que con beats desenfrenados y capas sonoras viscerales crea una pista de baile.

Charlie XCX creó un álbum que te invita a sacudir tus demonios internos, temores y anhelos.

“360” nos adentra a una pista de baile. Las luces se apagan y estamos dentro de la pista; el track goza de beats electrizantes, con versos dinámicos, limpios y extravagantes. “360” refleja el ambiente musical en el que Charlie se forjó, creciendo entre la música de clubes y raves intensos. Charlie ha marcado su camino, como indica al empezar el track, “I went my own way and I made it” (Seguí mi propio camino y lo logré). Este track nos introduce en el camino popstar que la británica ha vivido en los últimos años, construyendo su propio juego y estableciendo sus reglas dentro de la industria del pop mainstream.

En varios videos en la red se ha visto a Charlie disfrutando de DJ sets junto con su comprometido, el baterista George Daniel. Para Charlie, el baile y los raves son un medio para canalizar sus demonios, y justo eso es lo que hace en este álbum. “Club Classics” es una invitación segura al baile, confesando la diversión que siente, y mencionando a las personas que han marcado su vida personal y profesional. Es frenético y directo, con samples agresivos y efectos de sonido que hacen que el hyperpop sea más letal y contundente, volviendo las ganas de bailar irresistibles.

Las inseguridades también son reflejadas en esta obra, como vemos en “Sympathy is a Knife.” Charlie confiesa la paranoia, la incertidumbre y la ansiedad por intentar empatizar con alguien a quien, de cierto modo, envidia. Confiesa que por más que lo intente, jamás podría ser esa persona. Este track vuelve a tener elementos de dance, con beats caóticos que complementan y potencian una letra que refleja ansiedad en todo momento.

En “I Might Say Something” la fiesta no se detiene, pero Charlie pide una pausa. Se aleja del caótico rave que ha provocado y se toma un tiempo para reflexionar. Confiesa nuevamente sus inseguridades, admite que no pertenece al lugar en el que se encuentra y reconoce su fama, aunque con reservas. El track es rápido, pero es un momento de quiebre íntimo que nos adentra más en el estado emocional de la artista. Con un beat casi atmosférico, se convierte en una oda a la reflexión y a la autoexploración de una artista pop que no se siente en su escena.

Charlie XCX regresa a la fiesta con “Talk Talk,” un track cargado de beats más frescos que complementan una letra de amor inocente. La canción trata sobre la emoción de conocer a alguien, el nerviosismo por hablarle y el deseo de que la conversación nunca termine. La letra y el sonido caen en una fórmula pop más tradicional, alejándose del hyperpop rabioso, pero ese frenético baile sucio y agresivo regresa en “Von Dutch.”

“Von Dutch” es un efectivo, cargado de adrenalina y emoción. Con un estribillo que enuncia “yo soy el número uno,” es una canción digna para ser bailada y destacar. Los beats, los samples y los efectos son sucios, audaces y seductores. La canción muestra una fortaleza en su beat hipnótico, que parece estar a punto de colapsar.

El quiebre emocional vuelve con “Everything Is Romantic,” una pieza que inicia con efectos de violines y una rápida voz de Charlie. A lo largo del track, la composición dinámica y efectiva triunfa por su frenético estribillo lírico. El golpeteo sintético y los efectos complementarios hacen que el track sea una auténtica experiencia sonora. El sonido te envuelve y te convence de que todo es romántico; de que siempre caerás en el amor y te enamorarás una y otra vez. La parte final es una auténtica locura, con una repetición demencial que no aturde ni cansa.

“Rewind” se apoya en efectos sonoros ácidos y frenéticos, bombardeando con repeticiones sónicas y algún que otro quiebre. Hace uso de efectos como de teléfono para adentrarnos aún más en los versos.

“So I” es uno de los apartados más personales y emotivos de la obra. La canción, dedicada a la memoria de Sophie, amiga y mentora de Charlie, es una auténtica forma de recordar a alguien que ha partido. La voz de Charlie es emotiva, crea nostalgia y te adentra en su dolor. Este tipo de pistas logran que la obra sea más redonda, pues brat no es solo una fiesta; es una celebración de la vida, de la felicidad y del dolor. Admite la muerte, deja pasar el sufrimiento, pero lo hace a través de sonidos de fiesta y electrizantes, aceptándolos y afrontándolos.

“Girl, So Confusing,” “Apple” y “B2B” son tracks que sirven más como un puente o intermedio dentro de la obra. La primera tiene beats distorsionados más agresivos y una paleta sonora juguetona que permite versos más dinámicos y ligeros. “Apple” tiene un ritmo más melódico pero algo torpe debido al juego de beats, resultando un poco aburrido y más ligero que otros de este álbum.

Por último, “B2B” recupera el dinamismo fiero y electrizante de los primeros cortes del álbum; los sintetizadores son agresivos, con quiebres de ritmo, pero lo más sustancioso es que a partir de un tono este track logra crecer y ser hipnótico de principio a fin.

“Mean Girls” es otro corte que se aleja del sonido de raves y clubes para adentrarse en un pop más mesurado. Aunque no llega a notas tan altas como las primeras del compendio, logra rescatar atributos que le permiten ser un track de hyperpop divertido.

El final de este álbum se presenta con dos momentos bastante interesantes. Primero está la maternal “I Think About It All the Time,” que aborda la compleja tarea de ser madre. Aquí, Charlie se cuestiona sobre tal encomienda; es una introspección de la edad que tiene la artista y de los retos a los que aún no se ha aventurado.

La conclusión de esta caótica fiesta lleva por nombre “365,” que suena como un reprise de la inicial “360.” “365” se lanza por completo a la música de raves; posee un sintetizador cargado de distorsión ensordecedora que, a medida que avanza la canción, va subiendo hasta casi colapsar. El cierre es un track que representa un ambiente de club nocturno; es música de fiesta que se consume a sí misma, que encanta, que invita a moverse y que, al igual que la inicial “360,” te advierte que has estado en un club nocturno durante 43 minutos.

Post critica: Rompiendo los estandares del formato pop.

brat es una obra de pop irrepetible que se consagra como una de las más logradas del género en los últimos años. Charlie XCX se propone diseccionar los demonios internos que la han acomplejado durante los últimos 10 años. El disco es la demostración de lo que representa ser una pop star idealizada y cómo estos estándares pueden deconstruirse para apostar por algo nuevo. A lo largo de estos años, Charlie XCX ha jugado en su propia línea, alejada de los reflectores. La británica regresa con un álbum que, partiendo de su esencia, apuesta por evidenciar las reglas que ha construido y llevarlas a un terreno más mainstream.

brat es la radiografía de una artista que ha logrado posicionarse como una de las referentes del género. A través de letras y sonidos, representa quién es Charlie XCX, apostando por estandarizar un sonido adictivo, adentrarnos en su vida y evidenciar sus demonios. Triunfa por ser un álbum introspectivo en letras pero con un sonido que apuesta por la diversión, lo que lo convierte en una obra que será escuchada irrepetibles veces.

columna-musical-92

Estamos a mitad de 2024 y los lanzamientos musicales no paran. Este año ha estado cargado de emociones vibrantes y propuestas innovadoras. Desde el nuevo álbum de Vampire Weekend hasta el fantástico segundo álbum de Yard Act, hemos tenido viajes irrepetibles y memorables. Aún nos quedan otros seis meses, por lo que te invitamos a estar pendiente de nuestra sección de reseñas, donde publicaremos nuestras impresiones de lo que está por venir.

Leave a Comment