fbpx

10 canciones de Bruce Springsteen que todo el mundo debería escuchar

10-canciones-de-bruce-springsteen

Ok, de algo estamos seguros, elegir 10 canciones de Bruce Springsteen para cualquier listado es una bastante complicada (aunque emocionante) tarea. Con 20 álbumes de estudio de donde elegir, más los sencillos y temas que sólo se han publicado en compilaciones, el repertorio es extenso y digno de ser disfrutado en cualquier momento.

Lo que también sabemos es que no todos están tan familiarizados con su extenso catálogo por lo que hicimos una combinación de algunas de sus canciones más conocidas y algunas que tal vez no han recibido los reflectores que se merecen. Aprovechando que el 23 de septiembre es el cumpleaños de este formidable cantautor, qué mejor manera de adelantarnos que escuchando nuestros temas favoritos.

“Dancing In The Dark”

El 4 de mayo de 1984, Bruce Springsteen sorprendería a todos, tanto a fans como a gente que ocasionalmente lo escuchaba, cuando apareció “Dancing In The Dark” como primer single de su nuevo y esperado disco: Born In The USA. Springsteen venía de hacer una obra maestra como Nebraska de 1982, uno de los mejores discos de folk rock americano de todos los tiempos, una mirada intimista a la América profunda, fría, pobre y desoladora. “Dancing In The Dark” era completamente algo inesperado: Una canción de pop con tintes de rock diseñada para ser un hit en la radio.

Y vaya que lo fue, era la primera vez en la historia de Bruce Springsteen y The E Street Band donde escuchábamos un sintetizador, Bruce creaba una canción con todo lo aprendido por lo que estaba haciendo la New Wave ochentera y lo combinó con una sección de metales y su saxofonista estrella Clarence Clemons en un brillante tema que unía lo nuevo de ese entonces con el rock&roll de toda la vida que The Boss siempre había tocado.

Dancing In The Dark” abre con un sintetizador pegadizo sobre el que se construye la canción y un ritmo de 4/4 en la batería perfecto para ser radio-friendly, Springsteen nos habla de no poder apagar un fuego sin dejar un poco de humo. Es de las canciones donde el mensaje está muy claro, dejarte llevar. Después de haber mostrado realidades incómodas y haber descendido a los abismos de un Estados Unidos melancólico y herido, esta canción podría parecer banal pero no lo es, es como un renacer, Springsteen ya había bailado en la oscuridad en su anterior disco, era momento de crear un clásico que anunciará su regreso a lo grande más que con ninguna otra canción, no pudo haber encontrado otra cosa mejor que esto.

“Thunder Road”

Born to Run fue el punto más alto en la carrera de Bruce Springsteen durante los 70. Un LP de ocho canciones en donde más de la mitad se convirtieron en clásicos o dirigieron el rumbo del rock en las décadas por venir. Por eso es difícil solo tomar algunas de sus pistas, “Thunder Road” es una de ellas.

El disco comenzó a crearse en 1974 con la idea de replicar a tres personajes clave en la formación del chico de Nueva Jersey: Roy Orbison, Phil Spector y Bob Dylan. Del primero buscaba la expresividad al momento de cantar, del segundo el poder de la Wall of Sound (un reconocido estilo de producción), y la destreza lírica del último.

Thunder Road” es reconocida como una de las mejores canción de rock gracias a que Springsteen logró tomar algo de quienes lo inspiraron, dotarlo de personalidad y presentarlo recargado. Este tema pop rock es el perfecto ejemplo de la habilidad narrativa del cantautor, compartiéndonos la historia de una pareja que solo tiene una oportunidad para tomarse en serio su relación.

Se describe fácil, pero todo tiene un hilo clarísimo y lleno de detalles. Sonoramente es igual de teatral, con una armónica que nos abre el telón para conocer a los personajes. El piano, a cargo de Roy Bittan, es el instrumento principal, conduciendo la trama lírica y musical. Incluyendo al saxofón, los coros, el glockenspiel, la textura del tema es tan cercano como impactante. De ahí que sea un clásico de sus conciertos. Es más escuchemos esta versión en vivo:

“I’m On Fire”

Incluida en el clásico Born In The USA (El disco más exitoso de la carrera de Springsteen),”I’m On Fire” es un tema situado en el punto medio de ese álbum. Se trata, ante todo, de una canción de amor de letra sencilla que no es sino una clara descripción del amor impulsivo y juvenil.

Si bien la letra parece no decir mucho (a pesar de tener buenos momentos poéticos sobre ese arrebato del enamoramiento juvenil y la sensación de pasión y lujuria que despierta este sentimiento), lo que sobresale de esta canción es su mezcla entre el estilo folk que Bruce Springsteen había usado en Nebraska con la guía y adornos de un sintetizador que la hicieron sonar innovadora en su momento gracias al hipnótico efecto que resultó.

No es casualidad que lo que Springsteen hizo en este álbum Born In The USA (Considerada su tercer obra maestra) haya influido en bandas reconocidas actualmente como The Killers o The War On Drugs y que el sonido “Springsteen” esté siendo rescatado por varias bandas y solistas actualmente. “I’m On Fire” es una belleza cuyo sonido puede parecernos muy familiar ahora pero en su momento dejó a más de uno con la boca abierta.

“Streets Of Philadelphia”

Philadelphia, Pennsylvania es conocida como “La ciudad del amor fraternal”, un lugar donde todos se ayudan y se dan la mano además de ser la cuna de lo que es actualmente Estados Unidos. En 1993 se estrenó un film protagonizado por Tom Hanks que impactó bastante por el tema tabú que trataba: El de un enfermo de SIDA exigiendo que se le respetarán sus derechos. Era una época en donde el SIDA seguía siendo una condena de muerte y el enfermo poco menos que un paria. Bruce Springsteen se enteró del proyecto y decidió crear “Streets Of Philadelphia” poniéndose en los zapatos del personaje interpretado por Hanks.

Springsteen es un defensor activo de los derechos civiles, este tema en particular le llamó la atención después de leer parte del guión y se puso a trabajar en la obra.

“Streets of Philadelphia” es una canción bastante minimalista de pop y soul , aunque con arreglos de piano y saxofón, con coros más cercanos al gospel, la canción es suave y uniforme conducida por los teclados y una batería que suena muy pop de principios de los noventa, es una canción minimalista pero no deja de tener una intensidad demasiado triste sobre todo en la letra de Bruce sobre el cambió por el que pasa un enfermo de VIH a SIDA (Recordemos que ambos cosas son cosas completamente diferentes)

Ain’t no angel gonna greet me, It’s just you and I my friend, And my clothes don’t fit me no more” (Ningún angel me vendrá a saludar , solo somos tu y yo , amigo mío, y mi ropa ya no me queda más). La canción es una de las más tristes que haya compuesto Springsteen junto con su video y además ganó el Oscar en 1994 a mejor canción para una película.

“Adam Raised a Cain”

Tras la explosión mediática de Born to Run, Bruce Springsteen buscó trabajar en un disco menos comercial. El resultado fue Darkness on the Edge of Town, disco que viene desde las entrañas de su creador. Las pistas que lo componen fueron más ásperas pero no menos emocionales e intensas, de ahí que el cuarto LP del músico haya recibido estupendos comentarios de la crítica contemporánea.

Las personas trabajadoras, los ciudadanos de cualquier otro día, los comúnmente olvidados son los personajes dentro de las pistas que componen este álbum, cuya influencia sonora viene tanto del folk como el aún joven punk. Aunque no tan popular como “Badlands” o “The Promised Land”, la canción que elegimos tiene toda la personalidad para considerarla una de las canciones de Bruce Springsteen más crudas.

¿Qué personaje podría sentirse más extranjero en su propia tierra que Cain, hijo de Adán? El hijo que mata a su hermano y se ha convertido en una decepción paterna.  “Adam Raised a Cain” es una canción de hard rock con una clara cercanía con el blues. Su riff principal es pesado como un grillete y la voz que lo acompaña sufre cada verso que canta. El solo, que suena junto al piano, es otra joya.

“The Rising”

canciones-de-bruce-springsteen
Bruce Springsteen. Foto: Jackie bajo licencia de CC BY 4.0.

Bruce Springsteen se encontraba en la preproducción de un nuevo album cuando sucedió el ataque a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001.Fue un punto de inflexión histórico y la música no iba a estar exenta de ese cambio tremendo en la historia. Así fue como el músico de New Jersey encontró en su música una forma de plasmar su dolor en el album The Rising de 2002.

The Rising refleja el dolor (Con temas como ” My City In Ruins“) pero también como el mismo nombre del disco lo dice, la esperanza de volver a levantarse. The Rising es un álbum dónde Springsteen vuelve a volcarse al rock de sus inicios enriquecido con sonidos negros y el folk de toda la vida. Es un disco que no tiene tiempo para el pop pero si para construir himnos más grandes que la vida. No se me ocurre una figura musical más grande para guiar la reconstrucción de Estados Unidos que la figura de The Boss.

The Rising” la canción es un himno de arena rock de esos que tan bien le salen a Springsteen y compañía con una letra anthemica que en su momento estrujó los corazones de los estadounidenses.

The Rising” es una canción y también una oración que sirvió a mucha gente a sobrellevar ese gran golpe emocional que fue el 9/11, como su nombre lo indica es un llamado a no dejarse vencer, ” Come on up for the rising” (Vamos, arriba, a levantarnos) . Este sería el último gran album clásico de Bruce Springsteen y la canción homónima su último gran himno de estadio.

Born To Run

Siendo una de las muestras perfectas de la capacidad de Bruce Springsteen para componer canciones, aparte de su casi obsesiva manera de trabajar buscando la perfección en sus discos, tenemos la canción “Born To Run”, la cual le da el título al tercer disco de su carrera de 1975. De acuerdo al propio cantautor, se le ocurrió el título de la canción cuando despertó una mañana cuando se encontraba de gira, pero aún no sabía exactamente de qué trataría ni cómo sonaría. El riff del inicio fue lo primero que comenzó a componer con una guitarra, sin embargo, terminó componiendo el resto de la canción en piano, como casi todas las canciones de este disco.

La canción se grabó desde un año antes del lanzamiento del disco y, antes de que se decidiera sobre la letra de la misma, fueron grabados todos los instrumentos. Lo interesante de esta grabación, es que fueron decenas de pistas de la misma cantidad de instrumentos que tenían que ser mezcladas. Es decir, se grabaron bajo, batería, saxofón, piano, varios teclados, piano y una docena de guitarras. Hasta varios meses después se le agregó la voz de Springsteen y en ella le canta a una carta de amor a una mujer llamada Wendy a quien el protagonista de la canción ama con fervor.

Antes de que fuera estrenada como sencillo en estaciones de radio, la canción ya había sido interpretada varias veces en vivo. También fue la primera que lanzó simultáneamente a nivel internacional, pero no tuvo el éxito esperado. En cambio, en los Estados Unidos sí lo fue ocupando la posición número 23 en la lista de Billboard y ya se le considera como una de las mejores de su carrera.

“Rosalita (Come Out Tonight)”

Antes de los exitosos álbumes que hemos mencionado, Bruce Sringsteen publicó dos más que no fueron tan bien recibidos por el público. Más bien pasaron desapercibidos. Eso, claro, no los quitó de nuestro radar y de The Wild, the Innocent & the E Street Shuffle (1973) tomamos la penúltima pista: “Rosalita (Come Out Tonight)”.

Como gran parte de los temas que componen el segundo disco de Sringsteen, esta pista dura más de siete minutos. La podríamos considerar como un antecedente del anthem rock que distinguió su carrera en los años por venir gracias a la forma en la que toma al escucha de la mano y lo lleva por una serie de emociones mientras nos cuenta la historia de amor de dos adolescentes de contextos dispares.

Quienes disfruten el soul de Van Morrison, seguro encontrarán similitudes con la espectacular interpretación del vocalista, así como el abanico sonoro que se construye a su alrededor con el piano y el saxofón sonando siempre emocionantes. La letra, inspirada en algún momento juvenil del compositor, es un gran ejemplo de su talento como contador de historias.

Curiosamente, este tema nunca llegó como sencillo pero sí se convirtió en una de las favoritas de la radio de Estados Unidos cuando Burn to Run tomó a todos por sorpresa.

“Hungry Heart”

Hungry Heart” es una balada romántica que proviene de su disco de 1980 titulado The River. Fue el primer sencillo en publicarse de dicho álbum y, hasta el momento, fue su mayor éxito en los Estados Unidos debutando en el número cinco de la lista de Billboard, hasta que llegó unos meses después “Dancing in the Dark”.

Originalmente no iba a ser una canción de Bruce Springsteen, ya que después de conocer al vocalista de los Ramones, Joey Ramone, fue él quien le pidió al músico de Jersey Shore que compusiera una canción para su banda de punk. Cuando Springsteen la terminó, su productor le sugirió quedársela para él mismo ya que era un muy buen tema. Aún así, podemos notar que su sonido se asemeja a las baladas más tranquilas que los Ramones interpretaban en aquella época.

La canción fue la primera del lado B del álbum y por muchos años fue interpretada en vivo en sus conciertos, hasta que con el cambio de siglo dejó de usarla en sus presentaciones. Desde entonces, sólo la ha interpretado en vivo con algún invitado especial ya que es una canción sencilla.

“Secret Garden”

Secret Garden” es una melancólica melodía romántica que, de hecho, no pertenece a ninguno de los principales LPs de Bruce Springsteen, pero sí fue el sencillo principal de su disco Greatest Hits del año 1995. En esta canción, cuya base son los teclados electrónicos, Springsteen da consejos a otro hombre sobre cuál es la mejor manera de ganarse el corazón de su amada, quien oculta un jardín secreto que estaría dispuesta a dejarlo entrar si sigue sus palabras.

A pesar de lo bella de la canción, Springsteen la ha interpretado en menos de 10 ocasiones en conciertos en vivo, aunque sí ha formado parte de la banda sonora de múltiples películas y series televisivas. Como dato curioso, esta canción ha sido la última en su carrera en estar dentro de las 20 canciones más populares del momento, pero no fue en durante su lanzamiento original, sino algunos años más tarde con una re-edición.

¿Para ti cuáles son las mejores canciones de Bruce Springsteen?

Born in the USA“, “Glory Days“, “The River“, la lista podría continuar y temas espectaculares sobran. Por eso preferimos preguntarte qué canciones de Bruce Springsteen tienes entre tus favoritas, ¿cuáles son las que siempre le recomiendas a otras personas?

En Columna Musical nos motiva compartirle nueva música a nuestros lectores. Por supuesto esto no está atado a un periodo concreto, y aunque un tema se haya estrenado hace tiempo, seguramente será un hallazgo para quien menos esperamos. Si andas buscando conocer más canciones de artistas clásicos, por qué no te das una vuelta por estas 10 canciones de Janis Joplin que nadie se debería perder.